martes, febrero 16, 2016

No, no me avergüenzo de ser cristiana católica, mucho menos de venerar y honrar a la madre de Jesucristo nuestro señor, no me da pena hablar de quien me dio la vida y lo mucho o lo poco que tengo, algún día me iré ¿y que me llevaré? Solo el amor de los míos y especialmente el amor de Dios, de nuestro Sr Jesucristo y de María su venerable madre.(prh)
Publicar un comentario

Enamorada

Enamorada
Belleza